Las 3 esculturas de Chillida peinan el viento, y a menudo, también el mar.