La verdad es que han cambiado muchas cosas este año 2020. Una crisis diferente, que nos puede permitir recolocar en su sitio las cosas más importantes. O, precisamente todo lo contrario.

La disyuntiva de siempre: aprender o negar.