Después de ver más de 100 series coreanas, la mayor parte del orden de 16 horas por serie, es normal que empieces a pensar que vives en esa cultura y cambies tus hábitos poco a poco. Éste es mi primer ramen (ramyun en corea) y como no podía ser menos, con sabor a kimchi. No ha estado mal y el picante sin alcanzar mi límite.