Los días vienen
y se van
y eso es todo lo que hacen,
como páginas de una novela
que olvidas
al pasar
a la siguiente,
o como cuando vas
en el tren
mirando por la ventanilla
y apenas te interesa 
el paisaje.
Últimamente, de Carmelo Irribarren