No has venido a la tierra a poner diques y orden en el maravilloso desorden de las cosas.

Has venido a nombrarlas, a comulgar con ellas sin alzar vallas a su gloria

José Hierro