«En llamas, en otoños incendiados, arde a veces mi corazón, puro y solo»

Octavio Paz