Pues por aquí estamos, después de 40 años de aquel día que te metieron en el tren rumbo a tu boda. Después de un montón de años trabajando en el mismo despacho, ahora nuestros caminos se entrecruzan de vez en cuando gracias a la fotografía, los cacharritos y las cervezas.