Aquí estoy, a las puertas del cielo, esperando que San Pedro tenga a bien recibirme. Como buen Martínez tengo un montón de saberes inútiles que presentarle. Quizás puedan equilibrar en la balanza la falta de buenas obras.