En el «dolce far niente» del verano, a esto se reduce mi vida:

Ir a pasear a la playa, comer rico y sano y ver series coreanas, muchas series coreanas.