En esta «nueva normalidad» algunas cosas se están ajustando. Ahora debería estar en México, pero empiezo a contemplar puestas de sol en la playa en agosto, como todos los años. El cielo y la arena húmeda se tiñen de fucsias, aunque la puesta no sea espectacular. Esperaremos al otoño con tranquilidad.