Las playas de Donostia no son como las del Mediterráneo. Una de las diferencias es que la cantidad de artefactos veraniegos es muy inferior. Sin embargo, a pesar de la aglomeración de la gente en la playa, algunos artefactos veraniegos son espectaculares.