Me está gustando casi más la pintura que la fotografía. ¿Por qué no mezclarlas?

Al fin y al cabo darle un marchamo de irrealidad a una imagen real (fotografía) puede aumentar el misterio y darle un empujón a una foto normalita que capturó instantáneamente tu corazón.