Una semana de vacaciones, con buen tiempo, en el Levante, antes de que sea invadido por las hordas de veraneantes.