Primera salida a la naturaleza, a Araotz. Tras cumplir con la visita a la cueva en buena compañía, tumbarse en la hierba al sol, refrigerado por el aire de un dron, no tiene precio.