Poco a poco volvemos a la normalidad, y ya podemos ir a los museos, aunque sea embozados. En los bares no hace falta, pero qué mal, contagiar a una escultura, sería de malas personas.