De repente, a traición y sin avisar, hemos llegado a junio y ha comenzado la temporada de playas en nuestra ciudad.

Para mi tranquilidad, me he dado cuenta de que tampoco el clima se ha enterado.