Así es cómo me estoy quedando en esta cuarentena de 60 días (por el momento). En mi rostro van quedando ya marcados los miedos que nos acechan y que potencian los medios.

¿Serán esas marcas indelebles?