Estamos ya a mitad de primavera, en el florido y hermoso mayo. Se ha terminado el estado de alarma y el tiempo nos acompaña, quizás alegre, quizás un poco cabroncete, quizás bondadoso para darnos un poco de energía para poder superar lo que nos va a venir en verano.