Estamos en la primera fase de desescalada, pero todavía hay poca gente en las calles. Los animales (la naturaleza) intentan ocupar el sitio que les hemos robado y entran en la ciudad.

Ahora también están ocupando los balcones.

Dentro de poco entrarán en nuestras casas y nos echarán de ellas.