Pues el invierno y el verano,

en Madrid solo son buenos,

desde la cuna a Madrid,

y desde Madrid al Cielo.

Baile del invierno y del verano, de Luis Quiñones de Benavente