Hubo un tiempo en que los grafittis aportaban belleza a las paredes de ciertas calles. Hoy también se ha perdido eso y las paredes y puertas están pintarrajeadas de firmas de imbéciles sin ningún valor añadido.